Blogging tips

miércoles, 22 de agosto de 2012

GUINDILLAS EN VINAGRE


Reponiendo la despensa. 

Todos los veranos cuando empiezan mis vacaciones tengo dos misiones, la primera hacer limpieza en casa, ya sabéis todas esas cositas que en el que hacer diario se van quedando pendientes, pintar aquí o allá, cambiar  la decoración de alguna habitación, etc., y la otra misión es reponer la despensa, aprovecho para hacer conservas, no por que luego nos falten esos ingredientes, que era el principal motivo por el que se hacían antigüamente, pero si por la comodidad que suponen en invierno que es cuando voy peor de tiempo. Resulta bastante cómodo abrir un bote de pisto y freír un par de huevos para esos días que te ha pillado el toro y no tienes tiempo de preparar nada más. Así que ahora aprovecho y hago salsa de tomate, pisto con calabacín y berenjena, algunos botes de carruecano frito y este año también guindillas en vinagre, para luego acompañar esos pucheritos, unas lentejas o unas habichuelas estofadas no están completas si en la mesa no las acompañan unas guindillas en vinagre.

Este año me las ha regalado mi hermano Carlos, y he escogido la receta de Begoña para hacerlas, es realmente sencillo



Ingredientes:

·        Guindillas
·        Vinagre
·        Agua
·        Sal




Elaboración:

Esterilizamos los botes donde las vamos a envasar cociéndolos junto con las tapaderas cubiertos de agua durante unos 15 ó 20 minutos.
Lavar y secar las guindillas.
Llenar los botes por la mitad con agua y vinagre al 50%, echar ½ cucharadita de sal, tapar el bote y moverlo bien para que se disuelva la sal. A continuación meter las guindillas colocadas y que no queden demasiado apretadas unas con otras, acabar de rellenar el bote con agua y tapar. Lo conservaremos en un lugar oscuro y fresco. Esperar al menos 1 mes para consumirlas.

34 comentarios:

  1. Me encantan las guindillas caseras. Cuando las hemos hecho aqui, mucho tiempo no han durado... jejeje
    saludos

    ResponderEliminar
  2. me gustan muchísimo, las pongo hasta en la ensalada. no te quiero ni contar las famosas gildas, me parece una ideaza, bsssss

    ResponderEliminar
  3. Ohhh Chelo de verdad qué buenas, me pirran, vamos me bebo hasta el vinagre (con los gritos antes de mi madre y ahora de mi marido, qué se comen los glóbulos rojos). ¿Donde las encuentras por aquí imposible?
    Nosotras tambien hacemos conservas, de melocotón, de tomate, mermeladas... digo nosotras porque las hago siempre con mama (ya sabes que le dan un toque especial)
    Besicos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estas me las ha regalado mi hermano Carlos de su huerto, pero las vi en el mercado este sábado. Prueba en los mercados de abastos seguro que las encuentras.
      Un beso

      Eliminar
  4. Somos como hormiguitas trabajando para el invierno. Mientras nuestras colegas guitarras andan tiradas tomando el sol en alguna plata.¡No hay derecho!!.

    JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  5. Se de uno que se volvería loco si se las hago, le encantan, a mi no tanto, pero me llevo la receta por si las encuentro!!
    Esas fotos son una preciosidad, parece que puedo tocarlas!!
    Besitoss

    ResponderEliminar
  6. Chelo, yo jamás he preparado guindillas en conserva ni las he utilizado como ingrediente en unas lentejas. Me ha resultado super curioso tu comentario. ¿Cómo las usas? Me encantaría saberlo. Seguro que quedan la mar de sabrosas.

    Bss

    ResponderEliminar
  7. Esto en casa se vuela, que buenas

    ResponderEliminar
  8. Qué buena pinta esas guindillas! qué buen acompañamiento para el otoño para un plato de cuchara.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Qué ricas! Me encantaría comprarlas para hacerlas :)

    ResponderEliminar
  10. Chelo a mi también me encanta hacer conservas, ahora tengo unos pequeños tomates verdes que esta mañana envasare para el invierno.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me quedo con la receta Chelo, me encantan las guindillas asi que me viene de perlas.

    besos

    ResponderEliminar
  12. pues creo que nunca las he probado asi fijate! muy buena idea eso de hacer conservas,despues asi todo es mas facil....
    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me a punto más a las fotografias realizadas, me gustan mucho. Un beso desde Murcia.

    ResponderEliminar
  14. Lo caserito siempre es mas rico!

    ResponderEliminar
  15. Mi suegra tambien las prepara así, a mi suegro y a mi cuñado les encantan.

    ResponderEliminar
  16. ¡Oh, qué buenas! Me encantan, y no es sencillo verlas en las tiendas. A ver si las cultivo el próximo año, me ha entrado antojo, jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pues si que eres hacendosa en tus vacaciones, yo desde Junio hasta Agosto, me tiro literalmente a la bartola (en la medida en la que puedo claro, tengo a todos en casa), pero dejo lo de ordenar y organizar para Septiembre, que es cuando me quedo sola en casa todo el día y hasta Octubre no empiezo las clases, con lo que Septiembre se queda para mí y mis cosas.
    Las guindillas qué diferentes son a las nuestras de Ibarra, nosotros las conservamos también o las freímos con aceite muy caliente, y quedan de muerte....si no pican claro
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  18. Uy que mi marido no las vea que las devora en la pantalla!
    Genial esa despensa al final.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  19. Ufff que ricas en vinagvreta ,me gustan,besos.

    ResponderEliminar
  20. Que cosa tan rica, me encantan las conservas caseras.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  21. Chelo pues me quedo con la receta, me ha encantado, y ademas lo facil y bien que queda. Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  22. Pues yo me quedaré con la receta que a Tomás le encanta, antes los hacía su padre pero...así que los tarros que teníamos de reserva se van acabando y yo no sabía como, gracias guapa!
    Un besito

    ResponderEliminar
  23. En casa no nos gustan, pero a mi me encanta hacer conservas y esta está genial...me la guardo por si un dia tenfo por casa. un besotee

    ResponderEliminar
  24. Nunca los he comido hechas en casa y aquí es difícil de encontrar ese tipo de ají fresco, pero me encantaría probarlas.
    Besos,
    Vero

    ResponderEliminar
  25. Hola guapa!!

    Lo de embotar cuando llega el verano es algo por lo que no me ha dado nunca, a excepción de la salsa de tomate con el excedente de tomates que suelen tener mis suegros. Pero lo de la limpieza general es algo que siempre hago en verano. Este año voy con retraso con el tema de la oposición, y recién venida de vacaciones, con estos calores insoportables, a ver quién tiene ganas de ponerse con ella. Pero de la semana que viene no pasa ... :(, aunque da una pereza ...

    Jamás he probado una guindilla en vinagre. Según creo, al igual que los pimientos de Padrón, las hay que pican y otras no. Las que suelen acompañar las legumbres son las que no pican. En Navarra te acompañan las pochas con guindillas en vinagre. A mi marido le gusta comer los garbanzos del cocido acompañados de pepinillos en vinagre. Yo creo que es que debe haber algún efecto que tenga el encurtido con las legumbres que hace que sea tan buen amigo de ellas. ¿Quizás que ayuda a hacer la digestión?

    Tampoco he visto, o creo haber visto, guindillas en las fruterías de por aquí. Ahora procuraré fijarme más por si estuviera equivocada.

    La receta es tan fácil que si tuviera guindillas a fácil disposición haría ya mismo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  26. Me encantan las conservas. Es verdad que se está perdiendo un poco la costumbre pero caseras son insuperables, de cualquier cosa. Y te sacan del apuro en un plis plas cuando vas mal de tiempo. En La Rioja hay mucha tradición de acompañar las legumbres con unas guindillas en aceite o en vinagre, según los gustos. Todavía tengo en casa un bote que compré hace poco pero tomo nota para la próxima vez.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  27. a mi padre y a mi marido les encantan, tendré que buscarlas en el mercado, a ver si hay suerte

    ResponderEliminar
  28. ja,ja,ja.... parece que nos ponemos de acuerdo Chelo. Acabo de recoger mis guindillas y hacerlas en vinagre. Después hago un dip para picoteo que te gustará- Besos

    ResponderEliminar
  29. En casa también las prepararnos porque aunque sea golosa me encantan los encurtidos.

    Gracias por pasarte por el blog y por tus felicitaciones, me hacen más feliz si cabe ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. tienen una pinta estupenda. A mi estas cosas me gustan mucho y si son caseras mejor aún. Bss

    ResponderEliminar
  31. Yo todavía tengo las guindillas del año pasado, si es que cuando te pones a hacer conservas al final no das a basto para comerlas. Besos

    ResponderEliminar
  32. a mi es q los encurtidos me encantan!

    ResponderEliminar
  33. Hola Chelo,queria preguntarte si conoces el nombre de estas guindillas ya que por su aspecto tengo dudas entre la variedad hungarian wax y la guinilla blanca que se cultiva en murcia y almeria,gracias

    ResponderEliminar

Hola!, me alegra que hayas llegado hasta aquí, espero que lo que has leído te haya gustado. Sólo decir que me encanta leer vuestros mensajes y que si me preguntáis algo intentaré constestar lo antes posible.Gracias!

SOBRE PREMIOS, CADENAS Y MEMES, LAMENTO NO PARTICIPAR, el mejor regalo es vuestra visita. Muchas Gracias!